miércoles, 2 de mayo de 2007

Labores de edición y mirada de crítico

La colección de poesía de Bartleby va ocupando, poco a poco, un espacio reconocible en el mapa poético. La puesta en marcha de un blog-plataforma informativa (http://bartlebyeditores.blogspot.com) para el sello va a contribuir, sin duda, a afianzar ese espacio y va a ayudar a consolidar su prestigio, un prestigio logrado a lo largo de nueve años de trabajo tenaz.

La serie Lecturas21, con su apuesta por la plasmación de la mirada de jóvenes poetas sobre libros de autores más que consagrados, coopera en ese objetivo. El dúo Elena Medel-Gamoneda alrededor de Blues castellano, un dúo que no hace mucho tiempo determinados círculos consideraron poco menos que sacrílego, se acompañará en la serie Lecturas21, en breve, del dúo Pérez Azaústre-Caballero Bonald a propósito de la reedición de Descrédito del héroe. La serie está teniendo una significativa repercusión. Y generando, en los poetas más jóvenes, expectativas de publicación de trabajos sobre poetas mayores que vayan más allá de la crítica en revista minoritaria. Ángel González (con Carlos Pardo como "lector"), Diego Jesús Jiménez ("leído" por Pedro Casanova), Félix Grande (acompñado del aragonés Manolo Vilas) y el ya citado Gamoneda: todos conocidos, todos nombres no discutibles de la poesía contemporánea en castellano. Sin embargo, creo que la serie debería reforzar una vertiente: el rescate de libros y autores, también indiscutibles, pero que apenas son hoy conocidos por las nuevas generaciones. Rastrear en la historia de nuestra poesía, rescatar, restituir, hacer justicia, buscar el lugar de la gran poesía: los árboles singulares que el bosque de las categorizaciones generacionales y la pasión por la ordenación grupal -un modo de salvación histórica y personal como cualquier otro- ocultaron, con el paso del tiempo, hasta convertirlos en nada.