domingo, 29 de abril de 2018

Viaje por la mala conciencia: LOS FILOS DE LA NOCHE, mi segunda novela.

Desde enero de 2018, Los filos de la noche, mi segunda novela, está otra vez en el mundo de los vivos. Descatalogada hace muchos años, ha vuelto entre nosotros. Aquí cuento su pequeña historia.

El pueblo de Patones, en los años de la acción de la novela
En los primeros años setenta, cuando comencé a escribir poesía con una clara voluntad literaria, no imaginaba que mi pasión por la literatura, que se había iniciado con la poesía una década antes, iba a tener una derivada persistente en la novela. La novela como artefacto literario, como lugar de descubrimiento de las capacidades del idioma, sin duda. Pero también como instrumento de creación de mundos, de personajes, de inyección de nueva vida, de nuevas realidades en la realidad cotidiana. Una brecha en el tedio. Un ventana a la memoria. Un juego de reinvención. Escribí, a mediados de los años ochenta, Mar de octubre (a la que aludo en una entrada anterior de este blog ) y poco tiempo después de terminarla, comenzó a crecer, sin que apenas me diera cuenta, una nueva novela.

Durante algunos meses, una imagen, probablemente asentada en algún recuerdo (pasa casi siempre) había rondado mi mente de forma muy tenaz: un hombre sentado en una hamaca en un jardín disfrutando, semidormido, del sol otoñal, recibe la inesperada visita de una mujer con la que convivió durante años y con la que rompió de manera definitiva. Abel era el nombre que le dí al hombre. Elia, en homenaje a una amiga que, en 1976, fue torturada por la policía política en la DGS hasta perder el bebé del que estaba embarazada, fue el nombre de ella. Ese retorno hace tambalear el edificio de aislamiento y dedicación a la literatura de Abel y abre la puerta a una noche de diálogo entre los dos en el que los reproches se alternan con los recuerdos y con el que la voz narrativa va construyendo el mundo en que vivieron cuando eran pareja. Un tiempo que va de 1968 a los primeros años de la transición política.

La portada de la nueva edición en
Del Umbral / Amazon
Esa es la trama de Los filos de la noche. Después de terminarla y revisarla  tuvo un recorrido muy corto e intenso: presenté el manuscrito al primer Premio de Novela Feria del Libro de Madrid y, para mi sorpresa, llegó a la final. Todavía recuerdo mi lectura de la lista de afortunados (creo que eran diez novelas) que alcanzamos ese dudoso privilegio en las páginas de Madrid de un diario que sobrevivía a duras penas en la democracia, el católico Ya, y en una breve nota en cultura del diario Informaciones. No recuerdo haber leído la noticia en El País. Ganó el periodista Javier Figuero con una novela extraña, La Fiametta, y Los filos... quedó segunda.

Cuando apareció el libro en primera edición (Fundamentos, Madrid, 1990) había una sección en el suplemento de Libros del diario El Sol titulada "El autor ante su obra". El suplemento lo dirigía Manolo Longares y en la sección citada se publicaban las impresiones de los autores ante sus libros recién editados. Era quizá la pequeña dosis de egoteca que se preveía en una publicación semanal en un tiempo en el que no eran ni siquiera imaginables las redes sociales que han florecido en Internet a lo largo de lo que llevamos de siglo XXI. En aquella sección escribí un artículo que llevaba por título "Raíces al acecho. Semillas" en el que contaba mi experiencia de convivencia con la escritura de la novela. Hoy ese artículo, con algunas actualizaciones imprescindibles, es el prólogo de la nueva edición.

A lo largo de su escritura, la narración se me reveló como una novela de la "mala conciencia".

En su escritura me guiaron dos impulsos: el estético, consistente en la búsqueda de un modo de narrar distinto, hasta cierto punto innovador. Y el ético, basado en la indagación en las contradicciones que vivimos quienes éramos muy jóvenes en la transición y despertamos a la vida en los años últimos de la dictadura de Franco. Respecto al estético he de reconocer que por aquellos años yo estaba muy colgado del nouveau roman y leía mucha teoría estructuralista. Esa circunstancia me llevó a ensayar una fórmula difícil y no siempre agradecida: me refiero a la narración en segunda persona y, a la vez, en estilo libre indirecto. El narrador dialoga permanentemente con los personajes, guía sus diálogos, accede a su memoria y a su meditaciones y reflexiones. Si al principio pensé que una voz narrativa de ese carácter podía tener poco recorrido, que haría muy difícil pasar, con soltura y sin trasladar una sensación excesiva de artificio, de cuatro o cinco capítulos, no tardé en darme cuenta de que no ocurría así: la novela fue avanzando sin apenas interrupciones a lo largo de dos años y, para mi sorpresa, el resultado fue más que digno.. En el plano ético se me reveló como una novela de la "mala conciencia". Si siempre he escrito a caballo de otras actividades ajenas a la literatura (invadiendo las noches, los fines de semana, las vacaciones...), en los años a los que alude la novela vivía en medio de una brutal contradicción: era imprescindible comprometerse, militar política y socialmente, trabajar todo el tiempo posible por la construcción de la democracia, por desafiar al franquismo. Relegaba la vocación literaria, la dejaba para tiempos mejores y lo hacía con una conciencia dolorida: el aplazamiento del tiempo de la literatura, las contradicciones vividas en la relación amorosa y erótica, el miedo y la prevención ante los embates del Régimen eran materiales enormemente valiosos que me suministraba mi experiencia de aquella época para afrontar la narración. Así, a lo largo del proceso de escritura volvieron a mi mente escenarios que llenaron un tiempo (los colegios mayores, la universidad, la vida en el barrio, el precario asociacionismo cultural que llevó a la periferia las mejores películas del cine "no oficial" del país, la trastienda de las parroquias obreras, el amor crecido entre la implicación política y la sentimentalidad más íntima) y en ella encontré una forma de recapitulación, una suerte de regreso a la vida de muchos, de quienes acumularon renuncias personales por construir un país nuevo.


La novela también se adentraba en otro mundo, también vinculado a la geografía emocional de mi generación: la búsqueda en el mundo rural del contrapeso de la vida urbana. El viaje a pueblos semiabandonados como forma de compromiso con una realidad que iba perdiendo su identidad. En este caso, Elia y Abel, y el grupo de amigos que les acompañan en la trama, alquilan una vieja casa en Patones de Arriba, no lejos de Madrid y en los años en que escribí la novela al margen de la pasión turística que hoy ha transformado el pueblo. Allí se desarrollará parte del argumento. Es una zona de la memoria que una y otro frecuentan. Las cerámicas, los tapices sudamericanos, las músicas de la época y los sueños que oscilan entre las vocaciones artísticas, el cine nerorrealista italiano (y el realista de los primeros Bardem o Berlanga)  y la batalla cotidiana por la libertad completan un puzzle que no fue en aquellos años sino el reflejo de mi geografía emocional.

Portada primera edición en 1990
Los filos de la noche tuvo muy pocas críticas (aunque como contrapeso he de decir que se ocuparon de ella Santos Sanz Villanueva y todo un clásico como Pablo Corbalán). A pesar del premio pasó, en gran parte, inadvertida para los suplementos literarios de la época, y tuvo muy escasa difusión. El hecho de que la publicara una editorial pequeña, Fundamentos, muy vinculada en el imaginario lector al ensayo político, educativo y al teatro, y su precaria distribución ayudaron a ello.  Durante más de una década, poco a poco, he ido reescribiéndola. Siempre consideré que había algunos excesos y cierta artificialidad en el lenguaje. Por eso trabajé para depurar esas secuelas de la inexperiencia, algo que las nuevas tecnologías facilitan de manera muy eficaz. Hasta que en diciembre del pasado año estuvo lista para su reedición. En coherencia con mi artículo sobre la necesaria nueva vida de los libros descatalogados, Los filos de la noche está de nuevo en la calle. No en las librerías convencionales (en alguna de viejo quedará algún ejemplar de la primera edición), sino en la inmensa librería de Internet. En Amazon. En papel, en una edición austera y bella, evocadora de las clásicas ediciones de Einaudi, y en formato digital (kindle). Para los nuevos lectores y para los menos nuevos. Para acceder a su compra, este es el enlace: Los filos de la noche / Del Umbral Ediciones.

No hay comentarios: