miércoles, 27 de octubre de 2010

Don Arturo, al académico de la Real de la Lengua, se hace insultador ibérico.

Arturo Pérez-Reverte, que cultivó su fama de aventurero y de corresponsal de guerra gracias al amparo de la radiotelevisión pública, es decir, de RTVE, la radiotelevisión de todos, se hizo novelista un buen día. Y tuvo una proyección mucho mayor, gracias a ese papel heroico jugado en la radiotelevisión pública, que aquellos que empiezan una carrera literaria a puro huevo y sin padrinos. Novelista de éxito, con grandes ventas que nadie discute y con valores literarios no conocidos salvo los que se derivan de escribir mucho y contar historias de otro tiempo  (vender mucho y escribir, también, mucho, no garantiza la calidad literaria: Ni siquiera ser académico de la Real de la Lengua lo garantiza) ha cultivado una peculiar fama haciendo declaraciones epatantes, descalificadoras e insultando gratuitamente.

Pues bien, este escritor acaba de insultar a Miguel Ángel Moratinos. Cuando un ministro, cuya trayectoria, desde mucho antes de serlo, se ha caracterizado por trabajar por la paz, por intentar acabar con la ocupación de Palestina por Israel y por establecer un horizonte de concordia en Oriente Medio, reacciona como un ser humano con sensibilidad, como cualquier hijo de vecino que no puede ocultar sus emociones en un momento especial de su vida y se le escapan unas lágrimas al despedirse de sus colaboradores, el tal Pérez-Reverte, con una reacción que me ha recordado a la de los fascistas de otros tiempos, tiene la desfachatez de escribir frases como "ni para irse tiene huevos" o de llamarlo "perfecto mierda".  Es una pena porque el cartagenero se retrata: ha construido un inmenso espejo en el que se muestra ante todo el país como un ser autoritario, intolerante y, en el fondo, émulo de la retórica ibérica más zafia y rancia. Y además, a ese retrato incorpora la chulería no menos zafia: se vanagloria de haber conseguido, en Twitter, 2.000 seguidores más y añade la siguiente frase, susceptible de ser elevada a la categoría de las frases geniales en el sillón de la Real Academia al que, con ella, vilipendia. "si lo llego a saber le insulto antes". ¡Con un par!...

No recuerdo (igual tengo muy mala memoria) al reportero/escritor insultando a Aznar y a algunos de sus ministros por meternos en una guerra que ya ha costado más de 100.000 muertos y lo que rondaré... Tampoco le hemos visto insultar al ínclito alcalde de Valladolid por su magnífico manejo del lenguaje machista (Arturo, ¿no tienes que velar por el bueno uso del idioma?). No, a Pérez-Reverte, ese macho ibérico con muchos más cojones que cualquier otro, no le gustan las debilidades humanas, ni que los ministros muestren, en una ocasión tan especial como una despedida, sus sentimientos del mismo modo que los muestran otros seres humanos. Como decían los fascistas de camisa azul y correaje de mi infancia: "llorar es de nenazas", "los hombres no lloran", "el hombre que llora es un maricón"...  Ese es el pensamiento que revelan los insultos del escritor famoso y multiventas. Ni más ni menos.

A lo largo de los últimos años sentía mala conciencia por no haber podido terminar, cuando apareció en Mondadori, en 1992,  El maestro de esgrima, hecho que determinó mi distanciamiento de su obra literaria posterior, como si hubiera quedado vacunado para siempre. Después de este episodio que nos muestra a un ciudadano cutre, maleducado e indigno de ostentar en la Real Academia un sillón que financiamos todos, creo que no me ha venido mal esa ignorancia. 

Qué pena.

18 comentarios:

Lola Torres Bañuls dijo...

Menudo personaje este también. A mi me cae de pena.

Menosquemarx dijo...

De acuerdo contigo. En todo. Fascista y chulo, que no es la primera vez.
Pena da, porque quizás así vende más. ¿Entre qué 'lectores'?

Manuel Rico dijo...

Lo peor de todo es que este tipo de insultos quedan absolutamente impunes. Le salen gratis y tiene la ventaja de que las "víctimas" son tan educadas, responsables y con un talante tan democrático que no utilizan sus mismas armas dialécticas. Claro, y mejor así.
Un saludo a los dos.

dorita dijo...

Totalmente de acuerdo y además muy satisfecha porquer en alguna ocasión que he dicho algo parecido no ha sentado bien.
El escritor que ignora o se rie de los sentimientos no merece esa denominación, simplemente es un mercader.

Iconos dijo...

Mis disculpas a los amigos que sí son educados, pero yo no voy a serlo en esta ocasión: estoy harta de que mamarrachos de esta calaña formen parte de la "cultura" de este país. Reverte criticando las lágrimas de Moratinos, Sánchez Dragó con sus deleznables palabras.. ¿Vamos a quedarnos cruzados de brazos? Me gustaría saber qué opinión tienen los escritores, los académicos, los artistas de este país al respecto.

Desde luego, en mi modestísima biblioteca particular ni un solo ejemplar de sus novelitas. Un abrazo fuerte para el autor y para los seguidores de bien de este blog, con los que se puede disentir pero siempre desde la educación y el respeto.

Ana Rodríguez Fischer dijo...

¡Qué barbaridad!
Pues menos mal que, debido a las clases, leo a gustísimo a Feijoo, Macanaz, et altri... que, aunque me hunden en otra España, al menos se levantaron contra la miseria y ...
No sé.
¿Y a cuento de qué y dónde salió con ésas? ¿Envidia del revuelo y fama ganadas por el fantoche vallisoletano?

Lola Torres Bañuls dijo...

Justo cuando leí esta entrada del blog me acordé de las palabras de Sanchez Drago que me parece, que no tengo palabras para nombrar lo innombrable.
¿Como es posible?

En mi casa no entran libros de estos escritores. ¿Escritores?

Manuel quiero pedirme tu novela La mujer muerta. Pero me gustaría mucho también leer tus poemas. ¿los podré encontrar publicados?

saludos.

Manuel Rico dijo...

Yo tengo muy pocos libros de esos autores. Ni Sánchez Dragó ni Pérez-Reverte son autores que me interesen. Y después de lo que acabamos de conocer respecto a la actitud de uno y otro, menos. Comparto el tono y la rabia de Iconos, la perplejidad de Ana Rodríguez Fischer y de Lola y el calificativo final de Dorita.

Para Lola: una muestra muy amplia de mis poemas la encuentras en la antología "Monólogo del entreacto. 100 poemas. 1982 - 2005". Está en Hiperion y lleva un prólogo estenso de Marta Sanz. Te puedo enviar un ejemplar de una breve antología de poemas invernales que se editó hace un año si por correo electrónico me envías tu dirección postal. Y gracias por tu interés por mi novela reeditada.

Abrazos.

Lola Torres Bañuls dijo...

Hola Manuel:

He utilizado el email
brezo.fresnada@gmail.com pero me da un error de envio.
Me lo puedes confirmar.
gracias

Manuel Rico dijo...

Es fresneda, no fresnada. El error ese ése, Lola. Espero que funcione.

Gracias y una gran abrazo.

Lola Torres Bañuls dijo...

Vaya pues miraba y miraba y no encontraba ningún error.
Gracias Manuel

KOSMONAUTA DEL AZULEJO dijo...

A mí es que Don Sancho Dragó me ha decepcionado totalmente. Me gustaban algunas de sus cosas, especialmente el trabajo que en su momento hizo por la difusión de la enteogenia, y su agudeza. Pero después del depliegue machista de las lolitas y -con perdón- las putitas de 13 años, qué quieres que te diga... Ya me había llegado la noticia de que al hombre le gusta presumir de sus conquistas por los pasillos del canal, pero ahora se ha pasado. Así pues: SD más Sancho que Quijote, aunque quiera presumir de tal.
Respecto a Alatriste prefiero no pronunciarme. Sólo diré que tengo el Ala en mi estantería porque se la dejó el anterior inquilino, y lo uso de contenedor horizontal para los que creo que valen. Nunca lo he abierto.

Un saludo Manuel

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

A riesgo de tener que salir por piernas, no me resisto a opinar.

Yo con las novelas de APR he pasado muy buenos ratos. Me he dajado y llevar por sus aventuras y creo sinceramente que algunas tienen momentos muy bien conseguidos.
Otra cosa es la deriva montaraz de sus opiniones con respecto a todo lo que mira (que solo mira en una direccion, cursiosamente). Se está haciendo insoportable, la verdad.

Y en lo que pertoca a FSD, desde este otro lado de las ideologías, ¿cuántas veces hemos puesto a la obra de Gil de Biedma por encima de sus perversiones pedófilas? Todo se le ha perdonado. Entonces sí que decimos que lo importante es la obra, y no la persona.

Las obras artísticas (o pretendidamente artísticas)no son más que productos humanos: nada. Las acciones de los hombres (sean o no artistas), su postura moral y ética ante la vida, con respecto a otros seres humanos, es lo que cuenta. Lo demás es polvo y arena, ceniza en potencia

¡Salud!

KOSMONAUTA DEL AZULEJO dijo...

Sí que es verdad lo que comentas, Pobrecito Hablador, pero es que lo que se dice ya dice mucho de uno. En el caso de SD y PR... como que habla por si mismo y de una postura ética ante la vida. Y de un ego garrafal. Y a mí eso me da entre asco y miedo. Sabemos que hoy día esa postura moral y ética que mencionas está por los suelos, y si los personajes de la cultura (lo son para la mayoría) la arrastran de esta manera, ¿qué les queda a los demás?

Un saludo
RAB

Anónimo dijo...

Me gusta la gente que es capaz de llorar, de reír, de mostrarse ante los demás.
Y me gusta tu blog, inteligente y respetuoso. Gracias por tus palabras, que no son sólo palabras.
Conocí a Pérez-Reverte cuando era una chavalita, y despertó mi admiración. A menudo, es duro hacerse mayor, caen demasiados héroes por el camino. Ahora le ha tocado a Arturo.
Begoña

Manuel Rico dijo...

Gracias, Begoña, por tus palabras. Son de las que animan a perseverar en este blog hecho con materiales poco comunes y desde un punto de vista "al margen". No sé si con inteligencia, sí con respeto.

Un gran abrazo.

Marisu dijo...

Ni de broma se me ha ocurrido leer nunca al cartagenero, ni al otro cuyo nombre prefiero no escribir ni con minúscula.
Ahora me alegro un montón porque veo que se han destapado y solo son basura.Dudo mucho que tan escasa sensibilidad produzca gran calidad literaria.
Y me encanta que un escritor tan estupendo como tú, le plante cara, porque tu voz llega más que las protestas que hacemos las personas desconocidas.
Pero también porque te situas a tu altura moral y desde ella nos transmites fuerza a quienes compartimos determinados valores.Un abrazo,

Anónimo dijo...

Échele usted un vistazo, si no lo conoce a 'Visto para sentencia' de Rafael Reig. Quéda claro, en el trabajo de Reig, que los exabruptos de escritorzuelos como Reverte, Dragó y compañia, sólo sirven para que los demás pasemos un buen rato riéndonos de ellos.
Un saludo, Sr. Rico.