miércoles, 17 de octubre de 2007

El crítico embozado ataca de nuevo

Nueva andanada a este modesto crítico en el blog del crítico embozado. A mi crítica a la poesía reunida de Luis Suñén. Como modelo de rigor en la "contracrítica", el doble argumento de siempre: el poeta reseñado es colaborador de El País y, desde el pontificado del embozado (con rima consonante o ripiosa), es mal poeta. Ni un solo elemento de análisis, ni una línea para replicar a la evaluación del crítico, ni siquiera una observación sobre mi discrepancia con la prologuista, Esperanza López Parada (también colaboradora, por cierto, de El País). Todo un ejemplo.

Como no hay réplicas a mis argumentos literarios y poéticos sobre la evolución de Suñén, sólo diré que frente a la afirmación de que es malo, yo digo que es bueno. Aunque no comparta sus presupuestos estéticos. Esos son los términos del debate que propone el crítico (es un decir) embozado. ¡Cinco críticos constituidos en colectivo para eso! No me extraña que se oculten tras un seudónimo, que se embocen. Aparecer, con tal precariedad teórica, con nombres y apellidos, les pondría en un ridículo de dimensiones históricas.

Sí me parece bastante impresentable el argumento de que Luis Suñen es colaborador (crítico de música) en El País. Recupero ideas expuestas en este blog no hace mucho: colaborar en ese diario es un obstáculo para recibir críticas en el propio diario porque siempre serán descalificadas por principio. Es decir: ni Juan Goytisolo, ni Lobo Antunes, ni Juanjo Millás, ni Rosa Montero, ni Benjamín Prado, por ejemplo, deben recibir crítica en El País so pena de que el crítico sea acusado de lesa parcialidad. Tampoco Manuel Rico como poeta, ni Antonio Ortega, ni Ana María Moix, ni Esperanza López Parada... Es decir: ni el crítico debe ser poeta que publique en editoriales de cierto prestigio, ni debe hacer crítica de poetas que colaboren en su diario aunque sean de muy alto nivel, ni debe aspirar a publicar en los sellos que más venden, ni reseñar a poetas de esas editoriales, ni colaborar en diarios importantes de ámbito nacional. Es decir: el crítico debe ser un completo desconocido, publicar en editoriales desconocidas y no aparecer nunca, bajo amenaza de ser considerado parcial en sus juicios, en antología alguna. Es decir, debe de ser poco menos que anónimo. Como... Addison de Witt. Así no habrá sombra de sospecha, ni de parcialidad.

6 comentarios:

Pepo Paz Saz dijo...

Podrían ir más lejos: según su vara de medir tampoco deberían los diarios publicar críticas sobre libros editados por empresas del grupo. Por ejemplo, ¿por qué El Cultural reseña libros de La Esfera? Y en ese carussel de "limpieza ética" al final sólo saldrían publicadas las reseñas de los libros de estos anónimos y simpáticos tuercebotas que, a lo que parece, ni se relacionan con nadie, ni trabajan para nadie ni, por supuesto, tienen amigos, vecinos, conocidos o vecinos de asiento en el Metro que estén libres de sospecha para hacerles a ellos las críticas de los libros que tampoco publican en editoriales que, por supuesto, no están vinculadas a ningún grupo mediático o de poder. De risa.

Luis Cicuéndez dijo...

Basta con ver el contenido de la página de Addison-de-Witt para darse cuenta de que son malos críticos y peores poetas: sin método, sin más argumento que la sospecha y la ofensa disfrazadas de falsa imparcialidad. Se diría que es una página de la prensa del corazón: se nutre de la maledicencia y de la envidia.
¿Cuánta frustración es necesaria para hacer críticas sobre las críticas de otros?

Marta dijo...

¿Saben que además de insultar desde el anonimato los que gestionan ese blog ejercen la censura previa sobre los comentarios? Pues prueben a colgar algún comentario que se aleje de su disparatada crónica del corazón literario...

Roberto Carlos García Cantero dijo...

Cae la noche en silencio silbando lágrimas de recuerdos entre esos cientos de muertos de amor que se abrazan en las estrellas por esos cientos de besos que se perdieron entre tanta tristeza,..
Vomito versos que tiñen el cielo de un oscuro infernal, que encierra mi mirada en un abismo de odio, en un pozo sin fondo de angustia y sin alma.
¡Soy el cobarde de amor más infeliz y miserable que jamás vieron las estrellas de este mundo!
Dadle una explicación a este cuerpo transparente que sin vida quedo ciego al mundo y sin aliento, mudo, silenció al viento…
Dadme un a explicación reina de la nostalgia que tanto añoro mi cuerpo… que tanto añoro mi cara… que por ti yo muero cada mañana… dadme una explicación dueña de mi tormento, que encendiste la hoguera en la que aún sigo ardiendo, dadme la vida furcia de las rameras que al galope la segaría por no ver el brillo de luna en las que fueron las más ansiadas pupilas.
Se retuercen las entrañas del universo y truena la voz en mi conciencia, son los restos de una memoria desordenada que no cuadra el tiempo en el que existe, que no recuerda con nitidez el adiós de los años, que no entiende de amor… de la muerte que en mí has dejado.
Son los versos de un pobre loco, que de ti, de tu recuerdo, sigue enamorado.

………sin acabar de comprender………


Roberto Carlos García Cantero.

Roberto Carlos García Cantero dijo...

Cae la noche en silencio silbando lágrimas de recuerdos entre esos cientos de muertos de amor que se abrazan en las estrellas por esos cientos de besos que se perdieron entre tanta tristeza,..
Vomito versos que tiñen el cielo de un oscuro infernal, que encierra mi mirada en un abismo de odio, en un pozo sin fondo de angustia y sin alma.
¡Soy el cobarde de amor más infeliz y miserable que jamás vieron las estrellas de este mundo!
Dadle una explicación a este cuerpo transparente que sin vida quedo ciego al mundo y sin aliento, mudo, silenció al viento…
Dadme un a explicación reina de la nostalgia que tanto añoro mi cuerpo… que tanto añoro mi cara… que por ti yo muero cada mañana… dadme una explicación dueña de mi tormento, que encendiste la hoguera en la que aún sigo ardiendo, dadme la vida furcia de las rameras que al galope la segaría por no ver el brillo de luna en las que fueron las más ansiadas pupilas.
Se retuercen las entrañas del universo y truena la voz en mi conciencia, son los restos de una memoria desordenada que no cuadra el tiempo en el que existe, que no recuerda con nitidez el adiós de los años, que no entiende de amor… de la muerte que en mí has dejado.
Son los versos de un pobre loco, que de ti, de tu recuerdo, sigue enamorado.

………sin acabar de comprender………


Roberto Carlos García Cantero.

Roberto Carlos García Cantero dijo...

Cae la noche en silencio silbando lágrimas de recuerdos entre esos cientos de muertos de amor que se abrazan en las estrellas por esos cientos de besos que se perdieron entre tanta tristeza,..
Vomito versos que tiñen el cielo de un oscuro infernal, que encierra mi mirada en un abismo de odio, en un pozo sin fondo de angustia y sin alma.
¡Soy el cobarde de amor más infeliz y miserable que jamás vieron las estrellas de este mundo!
Dadle una explicación a este cuerpo transparente que sin vida quedo ciego al mundo y sin aliento, mudo, silenció al viento…
Dadme un a explicación reina de la nostalgia que tanto añoro mi cuerpo… que tanto añoro mi cara… que por ti yo muero cada mañana… dadme una explicación dueña de mi tormento, que encendiste la hoguera en la que aún sigo ardiendo, dadme la vida furcia de las rameras que al galope la segaría por no ver el brillo de luna en las que fueron las más ansiadas pupilas.
Se retuercen las entrañas del universo y truena la voz en mi conciencia, son los restos de una memoria desordenada que no cuadra el tiempo en el que existe, que no recuerda con nitidez el adiós de los años, que no entiende de amor… de la muerte que en mí has dejado.
Son los versos de un pobre loco, que de ti, de tu recuerdo, sigue enamorado.

………sin acabar de comprender………


Roberto Carlos García Cantero.