domingo, 6 de septiembre de 2009

Sobre los blogs que me interesan (y los que no): una meditación

Nota previa

El retorno a la cotidianidad tras las vacaciones, invita a recobrar imágenes que nos acompañarán todo el año. Cambio foto de cabecera: no lejos de allí, del lugar de la rama, en la casa que fuera del padre, he escrito buena parte de mis poemas y de mis novelas. Ahí queda.

Primera noticia de una "cosa" llamada blog.
Hace cuatro años, creo recordar que en la primavera de 2005, tuve la primera noticia sobre esta nueva forma de escritura (a veces literaria, a veces filosófica, a veces periodística) que ha acabado teniendo por denominación más asentada el término blog (otros lo llaman bitácora, o cuaderno de notas, o bloc). Entonces, tenía en la cabeza un proyecto de programa de radio dedicado a los libros al que invité a participar a algunas personas. El programa nunca se hizo pero, como proyecto, lo mantengo guardado a buen recaudo en uno de mis archivos electrónicos. También me guardo el título. Quedan a la espera de que algún día pueda hacerse realidad (o no, como diría Rajoy). Una de las personas que iba a participar en el proyecto y en el desarrollo del programa era Ana Manzano, la promotora de un blog, nacido en el primer trimestre de este año, llamado Iconos Medievales. Pues bien, fue ella quien, al revisar el proyecto que le envié por correo electrónico, sugirió dedicar, en el programa, un espacio a “un fenómeno que está surgiendo ahora llamado blog” (lo escribió así o de forma muy similar). De tal fenómeno yo no tenía ni noticia.

Fue hace cuatro años y, desde entonces, lo que se apuntó como posibilidad para incorporarlo a un programa radiofónico, se ha convertido en una realidad omnipresente en el mundo periodístico, literario, artístico en general. Lo que no quiere decir, en absoluto, que esté ocupando el espacio que se merece en las revistas literarias ni en el catálogo de reflexiones de críticos y expertos en literatura.

Durante las pasadas vacaciones han sido muchos los momentos en que, al hilo de la lectura o el seguimiento de algunos blogs más o menos cercanos, he sentido la necesidad de recapacitar sobre el fenómeno y, de manera muy especial, sobre la tipología de los blogs que prefiero (o que me aportan significados, sentido, oportunidades de reflexión, conocimiento) y de aquellos que considero perfectamente prescindibles (llegan, incluso, a producirme una cierta aversión) desde el punto de vista de su utilidad intelectual, creativa y, si se me apura, sentimental.

Los blogs que aportan (y que me interesan)

Tal y como me ocurre, en otro plano, en la poesía o en la narrativa, me identifico (sólo daré dos o tres títulos como ejemplo), en general, con los blogs que aportan conocimiento. Ya sea en el plano de la reflexión sobre la vida cotidiana, sobre la creación literaria o artística, ya lo sea en el de la crítica literaria (¿quién no nos dice que hoy buena parte de la mejor crítica se está canalizando a través del blog?), en el del comentario de lecturas, a veces de un valor inestimable. Aportar conocimiento es, también, aportar memoria, tanto personal como colectiva, ofrecer meditación sobre momentos históricos especiales, sobre las pautas culturales y sentimentales de las distintas generaciones. Es mostrar naturaleza, urbanismo y arte, lugares poco conocidos de la geografía (cercana o remota, da igual) y hacerlo con reflexiones sobre esa experiencia que aporten una luz nueva o una dimensión desconocida. También lo es mostrar una parcela de la vida cultural o ciudadana desplazada de lo habitual (pienso en el blog antes citado, que mezcla románico con viajes y experiencia personal, o en un blog cargado de potencial evocador como De los tranvías, de José Ángel Cilleruelo, o en el de la vida cotidiana de un editor como El editor en su laberinto, de Pepo Paz). Y lo es, sin duda, alimentar la crítica social, reflexionar sobre la globalización y sus efectos negativos sobre la Humanidad, cultivar la denuncia y alentar, cuando sea imprescindible, la movilización social. Y, por supuesto, también me interesan los blogs que siguen la actualidad política, analizan nuestra realidad diaria, se pronuncian y se implican en ella.

La derivada lógica de esa identificación no es difícil intuirla: me gusta el blog también como espacio de debate, como lugar para el comentario (desde el emitido desde una identidad pública al emitido con seudónimo o bajo anonimato, me da igual) y para el intercambio de experiencias. No olvidemos que es una fórmula maravillosa para el ejercicio de la interactividad.

Todos esos blogs aportan, a mi juicio, conocimiento. Me ayudan a entender el mundo, a leer mejor, a escribir como puedo (creo que me mejoran) y a acercarme a las preocupaciones vitales, estéticas, sociales y políticas de los otros..

Los blogs que no aportan (o que no me interesan)

Creo prescindibles, sin embargo, los blogs de autobombo permanente. Los que cuentan los elogios con que es acogida la obra propia (lo que no es lo mismo que publicar enlaces para las críticas que eventualmente puedan aparecer: es un servicio al lector), el número de viajes que realizan y el sinnúmero de periodistas que esperan en la cafetería del hotel para entrevistarlo (o entrevistarla), los escritores famosos a los que se ha conocido en determinado acto y lo bien que éstos han hablado de uno (no la reflexión en torno a la experiencia del encuentro, no el contenido de fondo del diálogo mantenido), las radios y las televisiones que se han visitado y lo maravillosamente que han sido recibidas las opiniones del autor. No me atraen los blogs en los que el autor, a modo de un moderno Phileas Fogg (o como el enanito de piedra de la casa de los padres de Amelie) va dando cuenta de las ciudades que visita (a las que ha sido invitado) sin que se aporte un solo ingrediente reflexivo,o una mirada literaria o ciudadana, o sociológica, o cultural sobre la experiencia del viaje. Cierto que siempre, en todo blog (en éste también), como en toda obra literaria, hay una proyección del yo y cierta dosis de narcisismo. Pero el problema surge cuando el blog se sustenta casi exclusivamente en ambos elementos y acaba siendo una suerte de GPS que nos indica lo que día tras día hace el autor en su vida pública y, a veces, privada. Ojo: no digo que no sean necesarios (no hay nada innecesario salvo lo que daña a la sociedad y a sus integrantes). Digo que a mí no me interesan y que creo que aportan muy escasa dosis de conocimiento a mi labor como escritor.
Vista al futuro
Creo que estamos en la infancia del blog. Que, como "género", irá madurando ocupando buena parte del espacio que han venido ocupando hasta hoy los diarios de escritores u otro tipo de artistas, pero que tendrá formas de edición en papel al modo de lo que hoy son los diarios en libro. He dicho "buena parte del espacio" y he dicho bien. Porque no creo que desplace del todo a ese género: porque en un diario hay meditaciones, reflexiones acerca de la vida íntima que difícilmente soportarían, al menos en un primer instante o durante cierto tiempo, el carácter público, en directo y en tiempo real, del blog. La interactividad, la relación casi permanente entre autor y lectores y comentaristas condicionan a veces los aspectos estéticos y creativos del texto escrito. Pero el tiempo nos enseñará que el blog es también deudor de la mejor literatura.

Nota final: ni que decir tiene que la inmensa mayoría de los blogs que recomiendo en la columna a la derecha pertenecen al primer bloque. Algunos (muy pocos), no.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Sólo una pregunta: Si alguno de los blogs recomendados te parece que no aporta ¿Por qué recomendarlos? ¿No sería más fácil eliminarlos de esa lista para no causar equívocos entre los lectores?

Manuel Rico dijo...

Pues tienes razón, pero creo que en "Al margen" debe de haber también un espacio para la diversidad. Los incorporé a la lista en su día y tengo mis reservas a la hora de eliminarlos. Creo que son un cauce para que el lector ejerza la libertad de elección. Incluso dentro de mi blog. Y.. claro, además es posible que mis gustos no sean compartidos con los visitantes de este espacio.

Gabriel Ramírez dijo...

Hola Manuel.
El blog es el relato de vida del autor. Por tanto cada uno de nosotros aporta algo siempre: su mirada. Otra cosa, bien distinta, es que esa mirada no interese o sea demasiado común o cualquier otra cosa. Por otra parte, los blogs tienden a unirse gracias al tema común que traten (literatura, toros o arte abstracto). Ese es otro punto de posible interés o rechazo. Aunque no podemos negar que los compromisos acercan blogs de distinta temática y calidad. Compromisos que, todo hay que decirlo, no se resuelven porque suele producirse una ruptura bilateral. Y siempre viene bien estar presente en la red. Eso por un lado.
El blog ha tomado posiciones muy solidas entre los autores más jóvenes y, especialmente, entre los que no han tenido posibilidad de publicar su obra. Es cómodo, sencillo de utilizar, barato y "universal". En un abrir y cerrar de ojos tendremos una blogosfera madura. Y el mundo editorial tendrá que tomar posiciones al respecto. de mometo todo pareceun juego entre candidatos a ser escritor.
Tan sólo quería comentar esto. El resto me parece que, como de costumbre, deja todo dicho.
Un saludo.
P.D.: Respecto a lo que dice Anónimo, sólo un apunte: El lector se equivoca una sola vez. Y no vuelve a visitar el blog aunque se lo recomiende el mismísimo premio nacional de poesía.

Manuel Rico dijo...

Yo he resaltado las características de los blogs que me aportan conocimiento (que me interesan) y los que no. Nada más. Me interesan aquellos que vinculan cultura, o literatura, con vida cotidiana, con reflexiones sobre la existencia, sobre la memoria, sobre nuestra relación con los otros (tu blog, por ejemplo, es de esos) y con el mundo: es decir, la vida del autor como un elemento poliédrico, en toda su complejidad. No me aportan (o sí, pero indirectamente y en negativo) los que, en lo esencial, son una especia de agenda de parabienes recibidos. Es decir,de lo que yo llamo el autobombo. Quiero decir, subrayo, que no me interesan. NO que no sean necesarios.
Un abrazo, Gabriel.

Cat Stevens dijo...

Hola, Manuel.
Llego desde el blog de Gabriel. Me gusta mucho tu enfoque. Leeré siempre que pueda.
¿Crees que los escritores (todos) estarán dispuestos a arriesgar con este tipo de literatura tan inmediata y expuesta al comentario o a la crítica?

Iconos dijo...

En los blogs, como en la vida, hay de todo. Los que te gustan, los que te enganchan, los que te repelen, los que te absorben o los que te enseñan (podría seguir, pero también hay blogs y comentarios que conducen al sopor). Y eso es lo maravilloso del blog, y de la vida, que a veces, sin buscar, encuentras. Maestro: qué lejos aquellos tiempos en los que "blog" significaba tan poquita cosa. Un saludo.

MANUEL RICO dijo...

A Cat Stevens: los habrá (los hay) que arriesguen y los habrá (los hay)que no. De un modo parecido a como ya ocurre en la narrativa o en la poesía.

A Iconos: el maravilloso libro de memorias de Adolfo Marsillach, publicado hace años, tiene un título lleno de significado y que se ajusta como un guante a la parte final de tu comentario: "Tan lejos, tan cerca". Aunque es cierto que parece que ha pasado un tiempo infinito desde los primeros años del blog: es más, cuando, a través de tu creadora, supe del género, te confieso que lo primero que se me vino a la cabeza es una mezcla de escepticismo, desconfianza y desdén. Con unas gotas de miedo por sus posibles efectos negativos sobre la literatura.
Saludos, Maestra en romanico.

Eva Monzón dijo...

Como nueva en esto del blog, no sé si alegrarme o no, de que vayas investigando calidades. Aún así, me arriesgo y dejo mi dirección, evamonzonj.blogspot.com.

Las críticas siempre son para bien, lo que los demás opinan de lo que uno hace, es la perspectiva necesaria para alcanzar la objetividad, para salirse de la propia obra, sean éstas buenas, o malas, ambas ayudan a situarse.

Saludos.

Anónimo dijo...

pero si este blog es la catedral de autobombo y la superficialidad

el fantasma de lorca

Anónimo dijo...

hablando de vacuidad, turismo y autobombo: "Recién llegado de la Galicia más nororiental y de la Asturias más noroccidental (es decir, de las tierras que bañan, por un decreto ancestral dictado por la naturaleza, el río Eo y el mar Cantábrico), compruebo que, en Babelia del pasado sábado, aparece mi artículo sobre el libro inédito de Blas de Otero"...

Manuel Rico dijo...

Para Anónimo (último y penúltimo, probablemente el mismo): te agradezco tu opinión aunque no la comparta. Hablar de uno mismo, en un blog de las características de "Al margen", es inevitable. Pero yo intento evitar el autobombo: cita una sola entrada en la que me autocalifique como escritor, como poeta y como crítico y te daré la razón.

El párrafo que reproduces y los calificativos con que lo juzgas son pruebas obvias de la gran profundidad de tus análisis y valoraciones. No me extraña que te ocultes tras el anonimato. Me encantaría debatir contigo, aquí, esos términos: vacuidad, autobombo, superficialidad, turismo (¿¿??) aplicados a este blog. Te invito a ello. Estoy seguro de que los lectores y visitantes te (nos) lo agradecerán.

javier dijo...

Hablando de blogs y de escritores, resulta muy ilustrativo (en muchos sentidos) un articulo publicado a principios del año pasado en la revista Clarín titulado "Escritores y colgados, donde se habla en general y acerca de los blogs de Rafael Reig, Manuel Vilas, Vicente Luis Mora y Mercdes Díaz Villarías. TAmbién se reproducen algunas entradas de estos blogs.
Saludos

Anónimo dijo...

break up in in the form of all to criterion this free of levy [url=http://www.casinoapart.com]casino[/url] perk at the weighty [url=http://www.casinoapart.com]online casino[/url] signal with 10's of late-model [url=http://www.casinoapart.com]online casinos[/url]. actions [url=http://www.casinoapart.com/articles/play-roulette.html]roulette[/url], [url=http://www.casinoapart.com/articles/play-slots.html]slots[/url] and [url=http://www.casinoapart.com/articles/play-baccarat.html]baccarat[/url] at this [url=http://www.casinoapart.com/articles/no-deposit-casinos.html]no passionate casino[/url] , www.casinoapart.com
the finest [url=http://de.casinoapart.com]casino[/url] to UK, german and all to the world. so in search the treatment of the cork [url=http://es.casinoapart.com]casino en linea[/url] abate us now.